¿Un hombre puede ser feminista?

25 cosas que los hombres pueden hacer por el feminismo

En los últimos meses hemos visto muchas discusiones sobre el tema del aborto. En este contexto he  notado que muchos hombres ya ni se atreven dar su opinión al respecto porque temen los comentarios por parte de muchas mujeres que dicen claramente: “Si no tienes útero, no tienes derecho a opinar”.  

La verdad es que yo no estoy del todo de acuerdo. Pienso que todos los seres humanos debemos tener libertad de opinar, de apoyar la autodeterminación, de mostrar solidaridad con las luchas existentes. Con o sin útero. Lo único que no debería aceptar la sociedad, es que personas (de cualquier sexo) juzguen u obliguen a mujeres embarazadas actuar de una determinada forma contra su voluntad.

Un hombre puede ser feminista

Este asunto toca a un tema mayor: La pregunta si un hombre puede ser feminista.  

En teoría la respuesta es bastante fácil. Si el feminismo significa, que todos los seres humanos, independientemente de su sexo, deberían tener los mismos derechos y las mismas libertades, pues claro que todos podemos luchar por ello. Ahora bien. El feminismo no es un término protegido y la experiencia nos dice que muchos hombres empiezan a llamarse feminista ya solo por haber llevado a su hija una vez al futbol.

Luego hay los otros, ese tipo de chicos que dice: “¿Pero qué es lo que puedo hacer YO por el feminismo?”.

¡Hay muchísimo qué puedes hacer!

1. No distingues. Le libros de mujeres, ve películas de mujeres, escucha música de mujeres.

2. No vuelvas a decir jamás que las mujeres nunca han inventado nada importante. En cambio infórmate un poquito mejor…  

3. Nunca interrumpes a las mujeres (Sobre todo en el ámbito laboral. No te vas a creer cuantas veces nos ocurre que no nos quieren escuchar)

4. Interrumpe a los hombres que interrumpen a una mujer

5. Cree a las mujeres, cuando te hablan de sus experiencias. Hace poco se hizo viral un video de una mujer llevando un “vestido inteligente” que era capaz de contar las veces que se la tocó durante una noche de fiesta (aprox. 40 veces por hora). Los hombres que veían el video reaccionaron muy sorprendidos ante la cantidad de toques indeseados. Habernos hecho caso, ¿no? ¿Cuántas veces hemos dicho que nos tocan constantemente? ¿Tu nunca has extendido la mano por una chica que te gustó? Pues serás uno de los pocos…

6. No le des consejos a una mujer que no considerarías apropiados para un hombre.

7. No comentes sobre el cuerpo de una mujer (aunque tú consideres que un piropo siempre viene bien, te aseguro que NO ES APROPIADO) ni la toques en el ámbito profesional. Es completamente inacceptable y nos hace sentir incómodas . Lo mismo vale para el transporte público (no tenemos escapatoria) o para situaciones en las que la mujer aparentemente NO está interesada en una conversación (los auriculares son un buen indicador).

8. Si no te pidió tu opinión, no le digas a una mujer con el cabello corto o las uñas cortas que prefieres el pelo largo/las uñas largas. Tampoco tienes por qué comentarle a una chica que se arregla poco, que le vendría bien algo de maquillaje. Si no te preguntó, no te corresponde dar tu opinión sobre su físico.

9. Si ves a una mujer de noche caminando sola, no te acerques demasiado. Cambia de acera o mantén la distancia. De verdad.

10. Págale lo mismo a las mujeres que a los hombres.

11. Dale a tu hija lo mismo que le das a tu hijo. Ni más ni menos.

12. No le “ayudes” a tu pareja en el hogar. Haz la mitad y ya está. También es tu casa…

13. No des por hecho que tratas bien a las mujeres solo porque respetas a las mujeres de tu familia. Hay muchas mujeres ahí afuera con las que interactúas en tu día a día.

14. Siempre que no estés seguro de si estás diciendo o haciendo algo sexista, haz la prueba más simple que existe: Cambia los géneros en su cabeza. ¿De repente suena raro? Si sólo querías decir sobre una mujer que probablemente es tan pesada porque no tiene hijos, pregúntate si hubieras dicho lo mismo sobre un hombre.

15. Si decidís tener un bebé, no solo hagas lo que ella te pida. Tienes cabeza para pensar por tu cuenta. ¿Hay que lavar los baberos o las botellitas? No tienes que esperar hasta que se le ocurra a ella…

16. Nunca digas que empezaste a comprender la injusticia, desde que tienes una hija. Bueno… si te hace falta, dilo, pero en voz baja. Porque eso implica que jamás has intentado de hacerle caso a tu madre, tu novia, tu hermana o amigas…

17. Averigua un poco sobre la menstruación, el síndrome premenstrual, el embarazo, los anticonceptivos y el orgasmo femenino. Es impresionante lo poco que saben muchos hombres sobre estos temas…

18. Muchas mujeres sufren en su ámbito laboral acoso sexual. Por favor no lo subestimes y en cuanto veas este tipo de comportamiento, reacciona sin suponerle una carga adicional a la víctima.

19. No veas a las mujeres como representantes de una especie. Si no te gustó algún comentario feminista, no digas que por su culpa ya no puedes tomar en serio al feminismo. Eso no tiene sentido.

20. No llames nunca a una mujer “histérica”. Infórmate sobre el término antes de abrir la boca.

21. No te niegues a salir con mujeres, que ganan más dinero que tú. ¿Qué más da?

22. Si una mujer se queja o critica algo que no le gusta, no la llames hipersensible ni difícil. ¿Cómo hubieras reaccionado si fuese un hombre?

23. No te enfades ni te lo tomes como algo personal cuando mujeres hacen comentarios sobre hombres con mala conducta. Hay muchos ahí afuera y eso no implica que tú seas uno de ellos (bueno, eso espero).

24. Sé un ejemplo. Tanto para tus hijos y sobrinos, como también para tus amigos, colegas y hasta para tu padre. Una persona puede hacer mucho… CADA hombre tiene al menos un amigo raro que se pasa más de una vez. ¿Cuántas veces lo has pensado pero no has dicho nada? ¡Dile que su comportamiento es raro e inapropiado!

25. Agradécele a las feministas lo que hacen por este mundo. Este cambio no solo implica mejoras para la mujer. El hombre se libera poco a poco de la presión que tiene sobre sus hombros. Porque una cosa debe quedarle claro a todo el mundo: ¡En equipo somos mucho más fuertes!

¿Te ha gustado? Compártelo con tu hermano, amigo, primo o novio… Entre más chicos, mejor…

¿El amor duele?

¿Cuántas veces hemos escuchado a alguien decir que el amor duele? Pero, ¿alguna vez nos hemos detenido a pensar seriamente sobre el significado de estas palabras?

“Lo que pasa es que no sabes lo que se siente eso… Si realmente estás enamorada, el amor duele” – Eso fue lo qué me dijo una amiga hace varios años. ¿Tenía razón?

Si te duele, no es amor.

Hoy, después de mucho tiempo y enriquecida por alguna que otra experiencia, puedo y quiero responderles a esa amiga y a todas las personas que asocian el amor con el dolor y con el drama. Gente, que utiliza frases como “El amor y el odio van de la mano” o “El amor es cuando no puedes vivir sin el otro” y lo garabatean en paredes o lo sueltan al mundo a través de Facebook o Twitter.

A esos supuestos románticos: ¿Habéis reflexionado alguna vez sobre lo que estáis diciendo? ¿Cuántas chicas jóvenes ahí afuera se lo creen de verdad y consideran normal el acoso, los malos tratos, la humillación y aceptan que le hagan de todo? ¿Cuántas mujeres (y sí, también algunos hombres) aceptan el sufrimiento porque al final forma parte del amor?

A todas esas chicas:

El amor NO significa renunciar por alguien a todo lo que te importa. El amor NO significa despertarse por la mañana con los ojos hinchados porque has llorado toda la noche. El amor NO significa que tengas que aceptar que te traten mal o te ignoren. El amor NO significa que siempre debemos tener miedo de perderlo. El amor NO significa sufrir sin sentido. El amor NO significa hacer de la otra persona el centro absoluto de tu vida o no ser capaz de vivir sin él. OBVIAMENTE podemos vivir el uno sin el otro. ¡Hemos venido al mundo solos!

El punto clave es, si esta otra persona enriquece nuestras vidas, la embellece, nos da algo que no tendríamos sin él. Amor significa algo bonito, calor humano, seguridad, confianza, diversión, alegría, compartir los momentos más bonitos con esa persona… Y lo más importante: El amor va de la mano con el amor propio y no con el odio.

Si te duele, entonces no es amor….

¿Guapisima, inteligente y soltera?

Todas la tenemos: Esa amiga que lo tiene todo. Guapisima, exitosa, autosuficiente – pero sin pareja y eso ya desde hace años…

Las mujeres exitosas lo tienen más dificil encontrar el amor. Punto. Es así y existe una cantidad de artículos y hasta algunos estudios al respecto. Pero ¿cuál es la razón?

1. Carácter y prioridades

Las mujeres exitosas muchas veces han tenido que luchar igual o más que un hombre para abrirse camino. Por lo tanto, no es de extrañar que esto también se refleje en su carácter.

La autoestima, fuerza y el éxito son cualidades que atraen tanto a hombres como a mujeres. Hasta cierto punto. Muchas mujeres, aparte de su fuerza y su autosuficiencia también irradian cierta dominancia y falta de querer hacer compromisos por otras personas.

Los hombres exitosos son iguales, muchos no dejan ni un solo minuto de lado al móvil o cancelan una cita o un viaje de negocio por su pareja. Así que, ¿cuál es el problema? El caso es que la naturaleza femenina se distingue por su adaptabilidad, las mujeres se ajustan a esas circunstancias, son más comprensivas. A muchos hombres simplemente no les apetece serlo o no son capaz. ¿Será por falta de igualdad en nuestra sociedad? ¿Será porque hombres no le dan importancia a la profesión y el éxito de una mujer y al revés si?

La verdad es que no lo sé.

2. No tienen el chi* para farolillos

Emancipación o no – tenemos que admitir que incluso hoy en día en el 99% de los casos son las mujeres que cuidan de los niños, organizan las vacaciones y se encargan de la limpieza del hogar.  Aunque los hombres “ayuden” a sacar la basura y a ocuparse de la cena de vez en cuando, sigue siendo la mujer la que asume la responsabilidad. Elegí con toda la intención la palabra “ayudar”, porque muchísimas veces ellas y ellos también lo hacen, sin ser conscientes, de que EL también vive en esa casa y quiere que esté limpia o de que EL también tiene hambre y quiere comer algo. Ayudar por su definición es una acción que una persona hace de manera desinteresada para otra por aliviarle el trabajo. Eso implica que la responsabilidad obviamente la tiene la mujer. Injusto, ¿no?

Insisto, no siempre es así y hay hombres que procuran encargarse de todo esto igual que las mujeres, pero si somos honestas, no es lo típico.

Vale, y ahora pensemos en una mujer que trabaja al menos 10 horas al día, sin nombrar las cenas y las llamadas hasta tarde noche, lleva la responsabilidad por el hogar, los hijos, la planificación de cada detalle de la convivencia y además tiene que preocuparse por si su pareja se siente suficientemente atendido o le está poniendo los cuernos. Para  eso están mejor sola, ¿no? Eso al menos es lo que su subconsciencia le dice al momento de conocer a un hombre que podría estar interesado en algo serio, y eso se nota.

Mujeres con agendas llenas dan la impresión (y no solo es una impresión) que no necesitan a ningún hombre en su vida y eso puede frustrar algún que otro chaval, aparte de que le suelen exigir más… (pero eso ya es punto número 3)

3. Quieren uno que lo tenga todo

Está claro que si le preguntas a una mujer cómo se imagina al hombre de sus sueños, es capaz de entregarte un ensayo de 15 páginas. Al menos 15, está claro. Pero eso no es el punto. En el caso de las mujeres que lo tienen todo es lógico que también quieran a un hombre a su lado, que lo tenga todo. O al menos es lo que piensa la gente, mejor dicho los tíos.

La verdad muchas veces es otra. Estas mujeres no necesitan a nadie que gane más que ellas ni que sea ningún Adonis. Estas mujeres solo quieren a alguien con quien encontrarse de igual a igual en el día a día. Una persona que la comprenda y la apoye, la complemente y la desee en vez de tenerle miedo y se compare con ella…

4. Roles y otras tonterías

¿Entonces? ¿El problema es la independencia? ¿El dinero?

La verdad es que a muchos hombres (hasta a los más emancipados) les disgusta la idéa que la mujer gane más o sea más exitosa que el. ¿De qué viene eso? Está claro, los hombres desde muy jóvenes experimentan una presión enorme por parte de la sociedad. Se les mide por su propio avance, su éxito laboral y su capacidad de mantener a una familia (mientras que las mujeres sobre todo tenemos que ser atractivas).

Lo que mucha gente no tiene claro: ¡Los tiempos han cambiado! Hoy en día ya casi no es posible “mantener” a una familia sin que trabajasen los dos. Al menos, si quieres estar con ella de vez en cuando. Hoy en día hace falta actuar en equipo, y dicho esto no debería tener relevancia si es EL o ELLA quién gana más.

Todo eso es la teoría. Algo, que todos deberíamos saber y tener muy claro. DEBERÍAMOS.

Pero al final creo que a nuestra sociedad le harán falta algunos años de evolución, para llegar al punto en el que todos pensamos de esa manera. Mientras tanto seguimos con los estereotipos antiguados..

Respecto a las chicas ahí afuera, las mujeres que se lo curran de verdad, que han estudiado y luchado para ser alguien, quiero deciros una cosa: ¡No os frustréis! Vale, quizás alguna que otra debería ser un poco más comprensiva con el sexo opuesto y ceder un poco de vez en cuando. Pero la verdad es que sois lo más y nunca deberíais de olvidarlo. Está claro que es mejor estar sola que mal acompañada y deberíais disfrutar el hecho de estar libre en todo lo que queréis hacer. Y si os dejáis fluir, algún día se presentará el chico que valga la pena. Un chico que os guste mucho y os haga sentir bien, sin jueguitos ni tener que fingir. Un chico que os valore como lo que sois – unas leonas maravillosas –  y le haréis huequito en vuestra agenda…

La culpa la tiene la biología…

Los hombres no tienen la culpa. Claro que no. ¡Si la culpa la tiene la evolución!

Está en la biología o más bien en la naturaleza del hombre aparearse con todas las hembras que pille, para conservar a la especie. – Aunque quizás parezca, no es una broma chicas. Más de una vez he escuchado este tipo de comentarios de algún (como iba a ser distinto) masculino y me gustaría reaccionar de forma adecuada…

Estimado amigo, novio, hermano, compañero o quién seas…

1. ¿y las mujeres qué?

Hablando de lo mucho que te gustan las chicas… ¿Realmente crees que no sentimos lo mismo? Déjame decirte que con todos los bombones ahí afuera a veces es bastante difícil para nosotras mantenernos al margen! Sip. BOMBONES. Hay muchisimos tíos buenos en este mundo y no estamos ciegas. ¿Crees que sois los únicos a los que les gusta mirar hacia los lados? Y ya que estamos hablando del tema, si iríamos a por ellos, podríamos llegar a lo que queramos muchisimo más rápido que cualquier hombre. ¿O no?

2. La naturaleza no ha distinguido…

Si realmente piensas que el argumento de la reproducción justifica cualquier actitud, ¡ten cuidado! Podemos utilizar este argumento en tu contra… Según la ciencia, las mujeres pierden el interés sexual en su pareja después de 1.5-2 años. Todo por causa de (¿cómo no iba a ser?) la naturaleza. ¿Por qué? Porque si no le has hecho un hijo, la naturaleza le dicta que ya no le debes interesar y que mejor se busca a otro machote. Así de fácil.

Así que ¡ojo chicos, que estáis jugando con un arma de doble filo!

No somos ni primates ni niños. Todos hemos aprendido a ser responsables por lo que somos y hacemos. Eso significa que no culpemos a las hormonas, ni a la biología ni a cualquier otra cosa.  ¡Los responsables somos nosotros mismos!

¿Eres feminista?

En un mundo en el que el FEMINISMO ya está escrito en camisetas, bolsos y en hashtags, las mujeres cada vez nos enfrentamos más a la pregunta si realmente nos queremos ver como feministas o no. Ya sea en la televisión, la radio o en conversaciones con amigos – en todas partes se habla del tema y está claro – tanto para hombres (¡claro qué si!, ¡los hombres también pueden ser feministas! ) como para las mujeres – ser feminista esta de moda.

Mientras que algunas personas hablan abiertamente del tema y no se cortan ni por falta de conocimientos o argumentos, otras consideran el debate como algo desagradable. Es más, muchas mujeres exitosas son reacias a ser llamadas feministas. Como alemana, me gustaría nombrar en este contexto a Angela Merkel que en una entrevista ha evitado responder a la pregunta de una periodista si se consideraba feminista o no.

¿Qué es el feminismo?

Entre tú y yo, ¿realmente sabes lo que es el feminismo? Yo misma tuve que investigar un poco para hacerme una idea más concreta y descubrí que lo tenía menos claro de lo que pensaba.

El concepto del feminismo no surgió hasta finales del siglo XIX y a partir de 1968 se convirtió en un concepto a nivel mundial. Existen diferentes tipos de feminismo que pueden distinguirse por la comprensión del género, el rol de mujeres y hombres y los objetivos principales que quieren conseguir. Si realmente te interesa el tema y quizás quieres saber dónde te podrías posicionar tu misma, puedes echarle un vistazo al artículo de Sandra Llorente o también al de Jesús Ruiz.

Resumiendo, el o mejor dicho los movimientos feministas han ido cambiando y evolucionando durante las últimas décadas. Hubo varias “olas de feminismo” a través de las cuales las mujeres consiguieron sus derechos básicos (como los consideramos hoy en día) como votar, trabajar etc. Los fundamentos de todos los movimientos feministas – reducido a su esencia – son la autodeterminación, la libertad y la igualdad para todas las personas.

¿Por qué muchas mujeres exitosas se resisten a ser llamadas feministas?

¿Por qué mujeres exitosas, como por ejemplo la canciller alemana, no se consideran feministas? ¿No os parece curioso?

1. Las posiciones claras propician críticas y ataques

Todos debemos ser conscientes de que tomar una posición, siempre da lugar a ataques. Algunas mujeres simplemente prefieren no hablar de algunos temas para evitar conflictos. ¿Tenemos que respetar eso? ¡Claro qué sí! Después de todo, la libertad de expresión también incluye la libertad NEGATIVA – es decir la libertad de NO expresar su opinión. Nadie está obligado a decir nada…

2. Falta de parámetros claros

Como ya se ha mencionado anteriormente, la mayoría de las personas ni siquiera es consciente de lo qué es el feminismo y de cuántas manifestaciones/diferentes versiones puede tener. Una vez aclarada la historia y la evolución de estos movimientos (échale un vistazo a los artículos mencionados), podemos dejar atrás las imágenes estereotipadas y los prejuicios. ¿Cuáles son las características principales? La autodeterminación, libertad e igualdad.

3. ¿Víctima o feminista 2.0?

Como toda tendencia social, el feminismo también tiene su regustillo negativo. Internet está lleno de lloriqueos sobre sexismo y trato desigual de todo tipo. Uno de los peores posts que he visto, iba de una mujer que hablaba de ser discriminada por no ser invitada a tomar unas cañas con sus compañeros masculinos… Ahí lo dejo. Sin comentario. Claro que no quiero negar que obviamente sigue existiendo machismo en este mundo. Pero vivir quejándonos y reduciendo cualquier comentario y cualquier actitud masculina a un núcleo machista, tampoco nos soluciona nada.

En lugar de siempre culpar a los hombres y vernos como víctimas del patriarcado, debemos ser conscientes de lo siguiente: Esto es precisamente uno de los principales motivos que hacen que las mujeres exitosas se quieran alejar del término “feminismo”. No se quieren ver como víctimas. No quieren ser reducidas a su género. No quieren hacer de su género un criterio a favor o en contra de su éxito profesional. Punto.

Entonces- ¿soy feminista?

Mi opinión personal: Tengo 29 años, soy directiva en una empresa industrial (dominio masculino absoluto) y la verdad es que me siento muy cómoda. Estoy consciente que he tenido mucha suerte en la vida y que no lo he tenido tan difícil como algunas otras mujeres o algunos otros hombres. Por supuesto yo también he tenido que superar algún que otro obstáculo o escuchar comentarios negativos con respecto a mi género o mi apariencia física. Pero – no me quejo de eso, porque no llevará a nadie a ningún sitio.

Pero si me preguntas si soy feminista, obtendrás una explicación completa de lo que el feminismo significa para mí: IGUALDAD, AUTODETERMINACIÓN (tanto a nivel personal, físico y sexual), LIBERTAD y TOLERANCIA.

Y a pesar del riesgo de dar lugar a ataques y discusiones, recibirás una respuesta muy clara: ¡Por supuesto que soy feminista! – ¡Tu no?