¿Le tenemos miedo al amor?

Hace unos días tuve una conversación con un chico que está cuidando ya desde hace unos meses de los perros de su amigo. Al decirle que se veía que ya les estaba cogiendo cariño, me comentó que la verdad era que se cortaba un poco porque sabía que era una situación temporal y temía que luego le iba a dar penita…

Esto me hizo pensar… ¿Le tenemos miedo al amor?

El bloquearse por miedo a cogerle demasiado cariño a algo o alguien (al final da igual si se trata de un animal o una persona) es una reacción muy natural y estoy segura de que cada un@ de nosotr@s lo ha sentido alguna vez.

¿Le tenemos miedo al amor?

Bueno… igual podríamos definirlo más bien como miedo a la perdida, miedo a hacernos vulnerables, miedo a ser heridos. ¿Pero ese miedo realmente está justificado? Al final el miedo es nada más que un temor a algo que no es real, una situación que quizás o quizás no va a ocurrir en el futuro.

El miedo nos inhibe, nos corta, nos detiene a disfrutar al máximo de lo que tenemos delante.

Vale la pena

Al final nos olvidamos de lo que pesa más en el balance de nuestra vida sentimental.

Me explico:

El querer de verdad nos llena con una emoción tan bonita, momentos de plenitud y satisfacción, que, aunque acabe en algún momento y la pasemos mal, en mi opinión vale la pena intentarlo. No solo hablo del amor hacia una pareja. También me refiero al amor que sentimos por nuestros acompañantes, nuestra familia, nuestros amigos, nuestras mascotas…

Dejarse fluir

Para poder sentir, y me refiero a sentir de verdad, hay que aprender dejarse llevar y olvidarse de sus miedos. Vivimos en el ahora y el mañana no está escrito en ningún sitio.

Así que seamos valientes, arriesguémonos, que al final el amor que llevamos dentro es lo que nos define…