¿Relaciones significan trabajo?

Muchas veces se escucha la expresión “Una relación siempre es trabajo” – y diciendo esto, la palabra “trabajo” tiene un toque negativo y significa tanto como “esfuerzo” o “sacrificio”. ¿De verdad tenemos que verlo de esa manera? Hace unos años, el tema se planteó en mi círculo de amigos. Un amigo comentaba que se negaba a aceptar esa frase. En su opinión, una relación siempre debía ser fácil y salir todo por sí solo. A mi me gusta diferenciar un poco más las cosas  y creo que tendríamos que examinar  de cerca dos cosas en concreto.

1. ¿Qué es lo que realmente entendemos bajo el término “trabajo”?

El trabajo es por su definición “una actividad planificada con la que se producen resultados o se crean productos”, es decir, nada negativo ni necesariamente agotador. Tenemos que hacer algo para conseguir algo, ni más ni menos. ¿Y qué es lo que tenemos que hacer exactamente para poder entrar en una relación?  Bueno, básicamente nada. Podemos decidir cambiar nuestro estado de la noche a la mañana, siempre y cuando haya sentimientos y – eso si- la otra persona esté de acuerdo. Así que empezar una relación, honestamente es bastante fácil.¿Y si queremos mantener esta relación durante un periodo más largo? Existen muchas razones por las que las relaciones puedan fracasar. Por ejemplo, dos personas pueden diferir tanto en sus puntos de vista o en su día a día que tienen que darse cuenta de que simplemente no funcionan juntos. También es posible que existan circunstancias que estén fuera de su control y simplemente no les permitan estar juntos.Sin embargo, con demasiada frecuencia, el fracaso de las relaciones se debe a asuntos más sencillos como la falta de interés, la falta de compromiso o el ASESINO NÚMERO UNO de relaciones: el estrés cotidiano. Aquí es posible contrarrestar con un poco más de comprensión, un poco más de comunicación y un poco más de esfuerzo extra para la pareja. ¿Está cansado del trabajo o prefiere ir al gim  en vez de ir al cine que contigo?  ¡Eso de vez en cuando está bien! ¿Estás de mal humor porque alguien te ha criticado o porque tu amiga te ha cancelado la cita? Dilo y hazle entender que tu mal humor no tiene nada que ver con él. ¿Se puso un vestido bonito y esta increíble esta noche? Díselo y dale la confirmación que ella quiere y necesita de ti! 
Ok – definitivamente podríamos considerar ese “extra”, ese poquito de “más” como trabajo. Pero si somos honestos con nosotros mismos, entonces tampoco es tan difícil y la verdad es que los resultados obtenidos están bastante bién.Lo que nos lleva al segundo punto:

Quizás deberíamos trabajar en nuestra forma de percibir las cosas…

¿De verdad tenemos que verlo desde un punto de vista tan negativo? ¿De verdad todo siempre nos supone un sacrificio? Vamos a ver… Cada persona tiene su lado positivo, pero también su lado negativo, que simplemente tenemos que dejar de lado de vez en cuando. ¡Tú también lo tienes! A veces fantaseo con meterle a mi novio los calcetines que deja en el suelo toooodos los días en … la boca (¿Amor! Existen cestas para la ropa sucia, sabes?! ¡Y nosotros tenemos una muy mona!). Y luego pienso, bueno, ¿qué mas dá? El también tiene que soportar mis cambios hormonales, mis lagrimas injustificadas, mi falta de sal al cocinar y mucho más… El tolera mis tonterías, comparte conmigo sus aficiones y me hace sentir como la mujer más bella del mundo todos los días. ¿Qué más quiero?Si te das cuenta de que las cosas no tienen que ser tan difícil y que los pequeños compromisos que haces por tu pareja pesan muuuuucho menos que los buenos momentos juntos, la expresión “trabajo” ya no se ve como algo tan malo, ¿no?!Porque al final sólo significa que hacemos algo para conseguir algo y si ese “ALGO” recibido vale la pena – ¿Por qué no?